Darle la vuelta a la tortilla

Hoy voy a hacer una referencia a una experiencia de un tercero, o más bien una tercera muy cercana.

Te llaman de tu empresa durante tus vacaciones y te piden venir a las oficinas para que suceda lo inevitable “despido”. Ya lo veías venir, de hecho estabas pre-avisado. Pero seamos claros, para nadie es plato de buen gusto vivir un despido, aun así sabiendo que todo tiene un principio y un fin, hay muchos finales que no nos gusta presenciar, en el caso de un trabajo siempre te queda la espinilla de porque no han querido contar contigo para más tiempo.

Lo cierto es que tenemos que reconocer que no podemos ser buenos para todos. Imaginad el caso de un coche, un Ferrari por ejemplo puede ser útil y bueno para muchas personas (solteros o parejas jóvenes sin hijos), si tienes familia o si ya tienes una edad donde sufres dolores de espalda ya deja de ser el coche de tus sueños. Cuando se evalúan las personas bien sea para un trabajo o para que sea tu compañero de estudio se aplican unos criterios que excluyen a los candidatos que no los cumplen, eso en ningún caso quiere decir que seas mejor o peor, recuerda que simplemente “eres”.

Mirror self-misidentification syndrome

Foto de https://flic.kr/p/7dHJYz

Bueno, después de todo este razonamiento de la situación, al fin de cuentas hay que enfrentarla. ¿Qué haces? Te deprimes y vas con la mayor discreción posible para pasar el trago amargo lo más rápido posible, es una opción, pero hay otra, siempre hay otra opción, te vas a la peluquería, te vas de compras, te pones de punta en blanco y vas con la cabeza muy alta y con una gran sonrisa, porque así debe ser, te han descartado por unos criterios que no encajan con tu persona, no pasa nada, esto es como la búsqueda de tu media naranja, hay otro conjunto de criterios por ahí que se adaptará perfectamente a ti.

Wild strawberry portrait

Foto de https://flic.kr/p/7HBWfX

Tal como cita Leo Batuta en La Gran Destreza, no puedes cambiar las circunstancias ni las personas, lo que si puedes controlar es tu reacción a los hechos, y esta vez Fresa Silvestre supo hacerlo.

En lugar de aguantar el mal trago y hacerlo rápido y menos doloroso, decides hacerlo desde el otro lado del espejo, con alegría, con calma y disfrute. Eso es darle la vuelta a la tortilla.

Anuncios

Mi cuaderno de notas

Desde hace unas semanas tenía la idea de comprar una libreta de bolsillo para tomar notas, siguiendo los consejos de Omar Carreño quería dejar madurar esa necesidad de compra que había surgido en mi pensamiento y dejar pasar varios días para asegurarme que de verdad la necesitaba, pues bien, pasaron varias semanas y la idea de comprar esta libreta de mano seguía en mi cabeza así que puse a ello y empecé a buscar libretas de mano por internet, después de investigar en blogs y páginas varias en intenet mi abanico de marcas se redujo a una casa.

Después de tener definida la marca me dispuse a escoger el color y tipo de carátula, aqui he de admitir que no tenía preferencia por ningún tipo en especial, únicamente me valdría con ser un color neutro y que no llamase la atención, el último paso fue elegir el estampado del papel, esto ya me hizo meditar más, Moleskine (no voy a ir con más rodeos acerca de la marca) ofrece tres tipos de estampado:

  1. No estampado (papel blanco), siempre me ha ido muy mal con la alineación de textos escribiendo en papeles blancos, un papel en blanco te invita a crear, pintar, dibujar, pero de momento no disfruto de esas virtudes.
  2. Lineas horizontales, este estampado invita al usuario a soltar su escritura a lo largo de líneas sin margenes, como si pudieras llegar al infinito sobre una sola línea sin preocuparte de parar para cambiar de alineación, parece lo ideal para “tomar notas”, pero para mí estas líneas horizontales me producen cierta resistencia a trazar líneas verticales o hacer diagrámas, creo que es un trauma que tengo de caundo estaba en la escuela, esto de que los maestros te exigian que escribieras dentro de las líneas horizontales y que nunca tocarás las líneas superiores.
  3. Cuadrícula, lo que para un artista o creador nato podría suponer una mutilación a al expresión y las líneas curvas, para mi que soy de ciencias es un estampado que me ofrece guías para poder desarrollar cualquier idea que quiero plasmar en un papel.

Después de escoger color, tamaño y tipo de papel y encontrar una buena oferta en Amazon hice el pedido.

Apenas recibí la libreta en casa empecé a llevarla en el abrigo, pasaron varios días donde casi me estorbaba, abría las páginas y no se me ocurría nada, estaba ya en el abismo del fracaso cuando me armé de valor e hice mi primera anotación:

moleskine 1

En mi mal escrito castellano quería decir:

Hay un mundo ahí fuera,

y tenemos que aprender a observarlo.

Minimo Da Vinci

A partir de esta frase todo ha ido a mejor, suelo escribir un par de frases y/o pensamientos todos los días y espero me sirvan de ayuda para escribir, y lo que es más importante y verdadero objetivo de este blog “conocerme mejor”

moleskine 2

¿Eres normal?

Gran incertidumbre…. Para cada uno de nosotros lo normal será siempre aquello que vemos a nuestro alrededor, a veces es difícil ver más allá de las pantallas y escenas que nos muestra nuestro día a día, que nos enseña nuestra sociedad y que aprendemos de nuestros formadores (familia, maestros y amigos).

Según wikipedia:

Normal es el término por el que es conocido cualquier ser vivo que carece de diferencias significativas con su colectivo, aunque en mayor o menor medida, cada ser con vida posee alguna diferencia que no suele ser tomada en cuenta, por lo cual el uso de la palabra normal sólo puede ser subjetivo.

Different

Foto de https://flic.kr/p/nTY1QJ

Tal como culmina el párrafo, el término “normal” siempre termina siendo un concepto subjetivo, en todas las sociedades se crea una lista de parámetros y características que deben de ser cumplidas por los individuos para ser considerados normales.

¿Os habéis parado a pensar cuantas veces utilizamos la palabra normal en una conversación, en una decisión, cuando juzgamos a alguien o incluso en nuestros pensamientos?

En nuestra sociedad se nos ha inculcado que los anormales están mas cerca de la locura que otros, una vez en un programa de radio escuché la siguiente reflexión:

El loco esta condicionado al silencio del cuerdo.
Evitamos la comunicación con el extraño, con el excéntrico, con el loco, puesto que sabemos que de dichas personas nada sacaremos, que no son personas “normales”, en algún momento os habéis parado a pensar “¿que es ser normal?”
Si hiciéramos una definición objetiva de la normalidad, pocos quedaríamos excluidos de la locura.
Y ahí esta la clave de este artículo, si definiéramos objetivamente la normalidad todos estaríamos locos.
He tenido la fortuna de compartir con distintas culturas y de vivir en distintas sociedades, y he de notar que la comunicación y comprensión entre los seres humanos no depende únicamente del idioma. Experiencias, heridas del pasado, valores, sentido del humor, pasiones, creencias; el ser humano es mucho más complejo que un ordenador, nuestra manera de ver a otros, apreciar sus virtudes y reconocer nuestros defectos no son acciones que se pueden simplificar con ceros y unos de lenguaje binario.
Nuestra dificultad para comprender a otros y el desconocimiento de otras culturas nos arrastra siempre a trazar un circulo de normalidad donde solo puede entrar aquello que conocemos.
¿Que prefieres ser? ¿loco o normal?, yo particularmente me decanto solamente por “ser” tal como pregonaba William Shakespeare.

La borrachera de la ilusión, la resaca del fracaso.

“La ilusión es el motor de la vida… sin ilusiones no seríamos capaces de actuar.” – Anónimo internet.

“La ilusión es la antesala a la decepción” – Anónimo internet

La ilusión es una energía de empuje hacia una meta, la ilusión nos permite enfocarnos, nos permite concentrar esfuerzos, reclutar a otros para trabajar en un objetivo común. Que grande es la ilusión!, y también ¡Que peligrosa es la ilusión!.

(más…)