Vergüenza y Timidez, dos aliados.

La vergüenza se considera un sentimiento humano de conocimiento consciente de deshonor, desgracia, o condenación  y según la RAE la define como una afrenta pública, en el sentido en que constituye una ofensa personal que queda a la vista de una comunidad que la condena unanimemente.

Después de buscar una definición acertada de la vergüenza he preferido desarrollar el articulo y dejar que el lector defina su propio concepto de vergüenza o al menos sea capaz de identificarla en su interacción social.

Blue

Foto de https://flic.kr/p/5mUBK

Existen dos conceptos que orbitan alrededor de la vergüenza: ignominia y culpa. La ignominia supone la violación de valores culturales y sociales, mientras que el sentimiento de culpa obedece al desarreglo de los valores interiores personales. De ello se desprende que es posible sentir vergüenza de acciones o pensamientos de los que nadie sabe, o tener un sentimiento de culpabilidad respecto a acciones que los demás consideran como nobles. Esto nos demuestra que la vergüenza no es más que un sentimiento creado por nuestra sociedad, ciertamente la vergüenza obliga a los individuos a respetar los valores y normas dentro de una sociedad y es el respeto de estas normas el que permite el crecimiento y desarrollo del grupo, aqui radica el valor positivo de la vergüenza.

El dilema surge cuando nosotros como individuos nos planteamos nuestros valores propios y nos damos cuenta que son un subconjunto de las normas que impone nuestra sociedad.

De pequeños son nuestros padres los que nos enseñan valores y nos infunden ese sentimiento de vergüenza con el objetivo de convertirnos en individuos aceptados por la sociedad que ellos conocen, el problema está en que nuestros padres al igual que muchos individuos no son capaces de identificar cuales son los valores básicos que debe poseer un individuo y que normas nos convierten en personas reprimidas a conductas predefinidas por otros. Si se te ocurre hacer algo que no causa ningún daño físico o psicologico a ninguna persona, ¿porqué no hacerlo?. Sé que pueden surgir un montón de ideas que podrían parecernos aberraciones, pero habría que reflexionar acerca de cada una de ellas.

 

Shame

Foto de https://flic.kr/p/9cPtW8

 

En función del juez dictaminador la vergüenza puede ser: interior (por nuestros pensamientos) o exterior al sentirnos acusados por otros.

La timidez se alimenta de la vergüenza tal como se alimenta el poder del miedo de otros. Somos tímidos porque nos da vergüenza como nos juzgan otros. Para darme a entender mejor me voy a apoyar en un articulo de cuerpoadentro.com contestando a las preguntas que plantea en uno de sus articulos:

  • ¿Te invitan a un evento donde no cnoces a nadie? Ve solo y enfrentate a estar solo en un evento público con desconocidos.
  • ¿Quieres aprender a bailar? Baila e intentalo, que más da que lo hagas mal? seguro que hay otros que lo hacen peor.
  • Te presentan a una persona interesante y no sabes que decir? Arriesga, di tonterías y no dejes que reine el silencio. Los únicos que no se equivocan son los que no lo intentan.
  • ¿Sientes ansiedad en las situaciones sociales? Observa, presta atención a los gestos y posturas de cada uno, te aseguro que se puede aprender mucho.
  • ¿No te atreves a hablar con gente desconocida? Esto es un problema de nuestra sociedad actual, te quieres plantear un reto? ¿Que tal el reto de hablar durante 30 días con un desconocido? Yo antes lo hacía.
  • Te da ansiedad participar en actividades con otras personas porque crees que todo el mundo se fija en tus “defectos”. Se llama vergüenza.
  •  En el fondo, te sientes incómoda contigo misma. Sientes una profunda vergüenza, y por eso, no quieres compartir a tu yo verdadero con el mundo. Es cierto, te pueden juzgar, pero tienes que aceptar que no le podemos gustar a todos, si es así, seguro que algo estamos haciendo mal.