¿Qué es la culpa?

El año tiene 365 días, casi todos estos días mi vida personal transcurre perfectamente, me siento un tío afortunad0: tengo salud al igual que mis seres queridos, tengo una gran esposa que trae luz a mi vida y además procuro constantemente aprender a mejorar mi vida y la de las personas que tengo a mi alrededor, en líneas generales: “la vida me sonríe”.

Desafortunadamente, hay unos pocos días que se hacen muy cuesta arriba, y son esos días especiales (cumpleaños y fiestas navideñas) cuando echo de menos no poder compartir con algunas personas importantes, desde que emprendí mi aventura hacia nuevos horizontes he tenido que sufrir extrañando a 4 personas muy importantes para mi.

Entre tantos sentimientos tristes que me gobiernan estos días, uno de los más punzantes es “la culpa”, la mayoría de las veces me siento culpable por haber marchado, pero si analizo fríamente la situación me puedo dar cuenta que no fue todo culpa mía, las circunstancias me obligaron a tomar decisiones, y la vida se trata de eso de “decidir”.

Después de esta reflexión interna me he propuesto investigar sobre la culpa. La culpa se define como un sentimiento negativo que surge ante una falta que hemos cometido de acuerdo a nuestros valores.

La culpa se puede manifestar en nuestras vidas de tres maneras:

  1. Culpa interna, cuando nos responsabilizamos de todo lo sucedido
  2. Exteriorizar la culpa, culpar a otros para liberarnos de las responsabilidades.
  3. Responsabilidad en las circunstancias, aquellos que culpan a las circunstancias argumentando que son las situaciones las que determinan los comportamientos.

Guilty #2

Foto de https://flic.kr/p/6vj3c2

Los tipos de culpa 2 y 3 se pueden desarrollar en otras entradas, desde mi punto de vista la culpa más útil y más peligrosa a la vez es la culpa interna.

La culpa también se puede sentir como una experiencia positiva, para ello hay que cumplir los siguientes 3 pasos:

  1.  Comprendes que has hecho algo mal.
  2. Reflexionas y aprendes para actuar mejor la próxima vez.
  3. Después de un periodo de reflexión, dejas la culpa atrás y sigues avanzando.

Tal como definía en un párrafo anterior, la culpa es un sentimiento negativo, la culpa te ancla al pasado y te nubla el presente, evitando que disfrutes del ahora, si atascas el proceso en la etapa 1 la culpa pasará de ser un sentimiento educador a convertirse en un castigador que no nos permitirá seguir hacia adelante.

Esos días especiales vuelvo a iniciar el procesamiento de mi culpa, no puedo evitarlo, durante unas horas revivo este proceso hasta poder llegar a la etapa 3 cerrar el archivo y continuar.

Anuncios
Deja un comentario

1 comentario

  1. Esa manera de “procesar la culpa” (me gusta la expresión) ya está descubierta hace muchos siglos por los católicos. Es una pena que se pierdan estructuras sociales de corrección de errores y redención sin que nada venga a sustituirlo.Parece que está mal sentir culpa y que la autoestima narcisista debería ocupar su lugar.
    Pero negando el sentimiento, no lo eliminamos. Cuando individualmente nos encontramos con el problema de la culpa tenemos casi que redescubrir el Mediterráneo y encontrar el camino por nosotros mismos.
    La confesión pública de tu sentimiento de culpa, aunque no indique su contenido, es un paso valiente y una buena manera de empezar a procesarlo.
    Suerte.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: